miércoles, 8 de abril de 2009

LA CADENITA DE ORO


Un relato de aquellos que sintieron verdadero amor por la Patria. Esperando se contagie ese espiritu y, algún día, volvamos a ser dignos de la Patria por la cual muchos entregaron su vida...


LA CADENITA DE ORO.

San Martín: - ¿Qué deseas, chiquita?, ¿Quieres darme algo?
Carmen: - Si, Señor; esta cadenita.
San Martín: - ¡Ah, muy bien! ¿Y qué quieres que haga con ella?
Carmen: - Es para Vd., Señor… Yo creía que le serviría para comprar cañones…
San Martín: - Comprendo… Tu has oído decir que las damas mendocinas ofrecen sus alhajas al gobierno, y has querido imitarlas, ¿No es así?
Carmen: - Si, Señor. Pero, ¿Podrá comprar cañones con ella?
San Martín: - Si, porque es de oro verdadero. Pero dime, ¿Es tuya esta hermosa cadena?
Carmen: - Si, Señor. Me la regaló mi mamita.
San Martín: - ¿Y ella te ha dado permiso para traérmela?
Carmen: - Mi mamita ha muerto…
San Martín: - ¡Pobre niña! No tienes madre, pero, entonces, tu papá…
Carmen: - Lo encontraron helado en la cordillera hace muchos años…
San Martín: - ¡Perdona hijita, pero yo quisiera saber quien te aconsejó que me trajeras esto!
Carmen: - Nadie, Señor… Yo he oído decir que muchas personas habían dado sus alhajas a la Patria, y pensé darle la única que tengo. Quizás con mi cadena se pueda comprar un caballo, una mula, tal vez un cañón entero…
San Martín: - ¿No te da lástima desprenderte de ella?
Carmen: - No, porque sé que la Patria la necesita.
San Martín: - Hija mía, tu modesta cadenita de oro vale más que todos los brillantes del mundo. Yo te lo agradezco en nombre de la Patria. Y ahora, dime: ¿Con quién vives?
Carmen: - Con unos señores muy ricos…
San Martín: - ¿te tratan bien?
Carmen: - ¡Ah, señor! Me mortifican de mil maneras. Los niños sobre todo, son muy malos…
San Martín: - No llores. Te quedarás conmigo, y a mi lado nadie te hará sufrir.
Carmen: - Desde que perdí a mi mamita, nadie me ha tratado como Vd., Señor.
San Martín: - ¿Te quedas, entonces?Carmen: - Si Vd. me quiere…
San Martín: - Mucho, hija… Tanto como tú quieres a la Patria.


Fuente: "El Libro de la Patria", de Berdiales e Inschauspe. Ed Kapeluz

http://www.fotolog.com/ejercitonacional

No hay comentarios: