lunes, 15 de marzo de 2010

ANIVERSARIO DE LA MUERTE DEL GENERAL ALBERTO CAPDEVILA


Nació en Buenos Aires el 27 de julio de 1856, siendo sus padres, Ramón Capdevila, muerto en la Guerra del Paraguay, y Melchora D. de Capdevila. El 13 de setiembre de 1871 ingresó al Colegio Militar con la nota de “Muy Bueno”. En aquel Instituto ascendió a cabo 2º, el 27 de junio de 1872; a cabo 1º, el 28 de noviembre del mismo año; y a sargento 2º, el 28 de junio de 1873.

Egresó como subteniente de artillería, el 27 de octubre de este último año, pasando el 1º de diciembre del mismo, a servir en la Frontera Sur de San Luis a las órdenes del general Teófilo Ivanowsky, tomando parte Capdevila en la campaña realizada por aquel Jefe en la provincia de La Rioja, desde febrero a agosto de 1874, con motivo de la rebelión del coronel José Olegario Gordillo, la que terminó con la derrota de éste en “El Chañar”.

Enviado en comisión a Buenos Aires, tuvo lugar la revolución de setiembre de aquel año y habiendo sido asesinado el general Ivanowsky, a cuyas órdenes se encontraba, fue dado de alta el 1º de octubre en el Batallón 10º de Infantería de Línea, cuerpo con el cual hizo la campaña contra las fuerzas sublevadas del general José Miguel Arredondo, asistiendo a la batalla de Santa Rosa, el 7 de diciembre de 1874 en la cual Capdevila fue herido de bala en un pie, siendo ascendido a teniente 1º en el mismo campo de la acción por su honroso comportamiento.

Restablecido de su herida, se incorporó al Batallón a que pertenecía, de guarnición en Río IV hasta el mes de febrero de 1877, en que fue destacado con su compañía al Fuerte Sarmiento, en la Frontera Sud y Sudeste de Córdoba, en la que tomó parte en las expediciones y operaciones de guerra que se llevaron a cabo contra los indios Ranqueles, a las órdenes del entonces coronel Eduardo Racedo; habiendo desempeñado durante su permanencia en aquella Frontera, diversas comisiones; entre éstas la de aprehender a un grupo de soldados de las fuerzas de la frontera del Sud de la provincia de Buenos Aires, que habiendo desertado con su armamento, cometían salteamientos en la de Córdoba; los batió causándoles varias bajas y capturando cinco y dispensando los demás. Esta comisión la desempeñó en marzo de 1876 por orden del general Julio A. Roca, que desempeñaba la comandancia en jefe de aquella frontera, perteneciendo los desertores al Batallón 3º de Línea, del que habían escapado de Carhué en número de 22, de los que resultaron también 3 muertos y 2 heridos. Capdevila ejecutó dicha comisión con 6 soldados solamente, por lo que fue recomendado a la Superioridad.

En 1877, con 25 soldados de su compañía fue enviado con el sargento mayo Agenor de la Vega, a arrebatar las caballadas del cacique Ramón, de los indios Ranqueles, para obligarlo a someterse al Gobierno. Tuvo el mejor éxito, arrebatándoles todas sus caballadas y sometiendo al cacique con sus indios poco tiempo después.

Estando de guarnición en Río IV con su compañía, se produjo una gran invasión de indios que llegó hasta 3 leguas de aquella ciudad; siendo enviado Capdevila por el jefe interino, teniente coronel Miguel E. Molina, a perseguirlos, lo que ejecutó hasta hacerles repasar la frontera de Santa Fe, haciéndoles abandonar todo el inmenso arreo que conducían. Por este hecho fue recomendado a la Superioridad por el comandante Molina.

Ascendió a capitán el 15 de mayo de 1878, y a las órdenes del coronel Racedo hizo la campaña en la provincia de Buenos Aires contra las fuerzas sublevadas, asistiendo al combate de Olivera, el 17 de junio de 1880, contra el coronel Arias, así como también, a las batallas de Puente Alsina y de los Corrales, el 21 del mismo mes, por cuya actuación fue ascendido a sargento mayor graduado el mismo día, por el Jefe de la División, y la Orden General impartida por el Presidente de la República el 27 de junio, ratificaba este ascenso como concedido sobre el campo de batalla. Terminada la rebelión en diciembre del mismo año fue nombrado Jefe de la Oficina de Enganche en Río IV, hasta el 14 de marzo de 1882, fecha en que fue designado 2º jefe del Batallón 9º de Infantería, con asiento en Paraná. En el desempeño de este cargo, de enero a agosto de 1883 hizo la campaña del Chaco bajo el mando del jefe del regimiento coronel Francisco Bosch, y a las inmediatas órdenes del jefe del Batallón, teniente coronel Julio Figueroa.

El 11 de julio de 1884 fue nombrado Director de la Escuela de Cabos y Sargentos; y el 18 de noviembre del mismo año, fue ascendido a teniente coronel y nombrado jefe del 1er batallón del Regimiento 1º de Infantería. A las órdenes del Jefe de la División, general Nicolás Levalle, se trasportó con el batallón de su mando a Concordia, con motivo de la revolución oriental, en el mes de marzo de 1886, regresando en abril del mismo a esta Capital.

El 8 de febrero de 1888 fue nombrado Jefe de Policía de esta ciudad, en el ejercicio de cuyo cargo fue ascendido a coronel el 7 de julio del mismo año. Desempeñaba la Jefatura de referencia, cuando estalló la revolución del 26 de julio de 1890, y al frente de las fuerzas policiales tomó parte en los combates que se libraron con este motivo, hasta que fue herido en una pierna, circunstancia por la cual fue retirado de la lucha. El P. E. lo ascendió a general de brigada el 27 de julio de 1890.

El 14 de enero de 1892 fue designado vocal de la Junta Superior de Guerra, cargo que ejerció hasta el 17 de noviembre del mismo año, en que fue nombrado ayudante general del E. M. G. del Ejército. Se le concedió la exoneración el 23 de diciembre del mismo año. Aceptada su renuncia, el 4 de enero de 1893 pasó nuevamente a la Junta Superior de Guerra hasta el 26 de julio del mismo año, en que fue nombrado Director del Colegio Militar, cargo que ejerció hasta el 31 de agosto de 1895. En dicha fecha fue nombrado Jefe del Estado Mayor General.

El 1º de marzo de 1897 fue pasado a la “Lista de Oficiales Superiores”. Al año siguiente fue elegido diputado al Congreso Nacional, desempeñando con brillo dicho cargo y figurando continuamente en los debates que se suscitaron en la Cámara con motivo de la discusión de numerosas leyes, en particular, la del servicio militar obligatorio, que había planeado el Ministro de la guerra coronel Pablo Ricchieri. El diputado Capdevila lo combatió con tenacidad, lo que no dejó de ser una gran dificultad para el autor del proyecto, dado el alto prestigio que disfrutaba el legislador opositor. Pero tan elevados argumentos exteriorizó el Ministro Ricchieri, que su proyecto fue sancionado después de 20 sesiones agitadísimas.

El general Alberto Capdevila falleció el 15 de marzo de 1905, cuando aún no había cumplido medio siglo de existencia y ya tenía 15 años en el empleo de general de brigada.

Disfrutaba del uso de una medalla de plata acordada por Ley del 27 de octubre de 1881, por las campañas del Río Negro y Patagonia; y otra de oro por la del Chaco, acordada por Ley de agosto de 1888.

El general Capdevila era casado con Antonia del Gaje, hija del teniente coronel del mismo apellido y hermana de la que fue esposa del teniente general Ramón Jones.

El 12 de octubre de 1893 se puso en vigencia la “Táctica de Infantería” de que fue autor; y el Congreso votó el 25 de agosto del siguiente año, 25.000 pesos como “premio de estímulo” para adquirir la propiedad literaria de su obra “Práctica de Infantería”.

Fuentes: www. revisionistas.com.ar / Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1938).

http://www.fotolog.com/ejercitonacional