viernes, 25 de noviembre de 2011

ANIVERSARIO DE LA BATALLA DE CHANCAY



El 25 de noviembre de 1820 se produce el Combate de Chancay. Durante la campaña libertadora del Perú, un grupo de reconocimiento de veinticinco granaderos a caballo al mando del Capitán Juan P. Pringles, es atacados por tres escuadrones realistas al mando del Coronel Gerónimo Valdés, entablándose un combate en el cual los patriotas son derrotados con dos terceras partes de sus soldados muertos. Pringles con los sobrevivientes toma la costa del mar y en vez de rendirse cabalga para internarse en las aguas. El jefe español al ver este acto de heroísmo le ofreció una capitulación honrosa que lo salvó junto con los soldados que quedaban. Posteriormente el General José de San Martín otorgó a Pringles y a sus hombres una condecoración con el lema: Gloria a los vencidos de Chancay. Los españoles, para expresar su respeto hacia ellos, hicieron acuñar cinco medallas, una para cada uno, con la leyenda: La Patria a los vencidos, vencedores de pescadores.
En una de sus cartas, el General Alvarado al General Espejo hace mención al combate de Chancay: "(...)Pringles, en expectativa, permaneció en Pescadores, que es una bahía baja del mar, estrechada por éste y unas lomas de arena suelta, bastante elevadas. Desde una de éstas, en que estaba situado un centinela, se avisó a Pringles la aproximación de fuerzas enemigas por el camino recto de Chancay, o mejor dicho, por la playa, por cuyo motivo mandó Pringles ensillar.
Se repitió el aviso del centinela, anunciando que otro cuerpo enemigo marchaba por las alturas a tomar la retaguardia, cortando el camino de Huacho, que llevaba yo en esos momentos con el grueso de nuestra caballería.
Pero Pringles se creyó invencible, quiso pelear y lo hizo, cargando a la fuerte columna que tuvo a su frente. Rechazado por ésta, cargó a la que tenía a retaguardia y cuando se vio sin soldados, que estaban muertos, heridos o prisioneros, se arrojó el mar, que sólo dejó a instancias y garantías que le ofrecía el Gral. Valdez, español, jefe de las fuerzas enemigas."
San Martín en la orden del 27 de noviembre de 1821 expresó: "El oficial Pringles y los individuos que lo acompañaron el 27 de noviembre han llenado mis esperanzas y cumplido sus deberes a la Patria". Pemió a los protagonistas de ese episodio con un escudo que dice "Gloria a los vencidos en Chancay".