sábado, 25 de febrero de 2012

ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DEL GENERAL JOSE DE SAN MARTIN


Rememoramos el nacimiento del Libertador de América, José Francisco de San Martín, acaecido el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú, Corrientes.

El 25 de febrero de 1778, nacía el futuro Libertador de la América del Sud, en Yapeyú, actual provincia de Corrientes, donde su padre cumplía funciones como teniente gobernador al servicio de la corona española. En 1785, tras pasar 6 años en Buenos Aires, la familia regresa a España donde el joven San Martín inicia sus estudios militares, como cadete en el Regimiento de Infantería de Línea Nº 20 “Murcia”. En la campaña de África tiene su bautismo de fuego demostrando un inusual valor y aptitud para el mando en la batalla de Bailén. Formado en los ideales liberales de su tiempo, al tener conocimiento de los movimientos independentistas hispanoamericanos, decide volver a su tierra natal para ofrecer sus servicios. En marzo de 1812, a bordo de la fragata Gorge Canning, San Martín arriba a Buenos Aires en compañía de Carlos María de Alvear, de Matías Zapiola y de Martiniano Chilavert. Ofrece sus servicios al gobierno, el que lo incorpora al ejército de la revolución otorgándole el grado de teniente coronel de caballería y le encomienda la creación de un escuadrón de esa arma con las concepciones de la táctica moderna. Nace así el glorioso Regimiento de Granaderos a Caballo, unidad que lo acompañaría durante la gesta de la libertad de Chile y el Perú, que marcan de brillantes jalones la vida del futuro Padre de la Patria.

La mejor manera de homenajear a Nuestro Prócer Máximo en el día de su onomástico es narrando una de tantas anécdotas que formaron parte de su vida, las cuales como veremos son dignos ejemplos a seguir.

Estando San Martín en Santiago de Chile, se presentó en un cuartel, y después de inspeccionar prolijamente todo, se fijó en una puerta cerrada y forrada con pieles de carnero con la lana para afuera, que la custodiaba un centinela cuyo nombre era Anselmo Tova.

Habiendo preguntado que era aquello y obtenido por respuesta: El laboratorio de mistos, sin preguntar más se dirigió allí, pero poniéndose el centinela por delante, le dijo: Alto ahí, Señor, así no se puede entrar.

El General San Martín le interrogó si le conocía, y el soldado le contestó: Si Señor, pero así no se puede entrar. Volvió el General para empujar la puerta y penetrar; el centinela entonces caló la bayoneta y le repitió la orden, gritando: "¡Cabo de guardia!, ¡El General quiere forzar el puesto!. En seguida fue el Cabo y le explicó al General que la consigna que tiene el centinela es de no dejar a nadie vestido de uniforme, por temor a un incendio. Si Vuestra Excelencia quiere entrar, le dijo, sírvase pasar por el cuarto y cambiar de traje.

Al terminar la visita y una vez entregada la guardia por este centinela, el general lo mando llamar para que se presentara a su despacho, y después de hablarle sobre la subordinación, la obediencia y el cumplimiento de sus deberes, concluyó regalándole una onza de oro.

En la imagen: José de San Martín con su uniforme de Cadete de Infantería de Murcia. Es la única imagen que existe de un San Martín joven y con uniforme militar Español.

http://www.fotolog.com/ejercitonacional