miércoles, 28 de agosto de 2013

ANIVERSARIO DEL ATENTADO EN TUCUMÁN CONTRA GENDARMERÍA

En cumplimiento del Decreto “S” 261 del 5 de febrero de 1975 dictado por la Presidenta de la Nación, Doña Estela Martínez de Perón, la Gendarmería Nacional destacó a la provincia de Tucumán parte de sus efectivos.
El 28 de agosto de 1975, 114 gendarmes provenientes de la “Agrupación San Juan” se embarcaron en el avión Hércules C-130, TC-62 en el Aeropuerto “Benjamín Matienzo” de Tucumán, para regresa a su destino, luego de cumplir con la misión impuesta. A las 13-05 horas el avión carreteaba para levantar vuelo cuando al promediar la pista una enorme explosión prácticamente lo levantó del suelo, para luego caer destrozado e incendiarse inmediatamente. Por fortuna logró posarse en tierra y la pericia del piloto impidió que cayera sobre el Barrio Obrero que se encontraba prácticamente al final de la pista. El enorme Hércules quedó diseminado en 300metros pero su fuselaje se convirtió en una caldera donde quedaron atrapados los gendarmes.
Sin que muchos lo supieran, la mitad de la pista estaba atravesada de lado a lado por un canal de desagüe de un metro de alto y setenta centímetros de ancho. Allí terroristas de la organización Montoneros colocaron 160 kg de explosivo de alto poder que hicieron estallar por control remoto al paso del avión. La magnitud de la explosión se materializó también en el cráter de 12 ms. de diámetro y 2 ms. de profundidad que dejó en el cemento de la pista.
Los gendarmes comenzaron a salir en medio de las aberturas en llamas, pero algunos quedaron atrapados ya que el fuego impedía su rescate y aproximarse a menos de 10 o 15 metros era imposible. Los compañeros que habían logrado salir, los vecinos, los bomberos y los tripulantes de la aeronave, heroicamente lograron socorrer a gran parte de los efectivos. El máximo ejemplo lo brindó el gendarme Raúl Cuello quien entrando varias veces al fuselaje en llamas rescató a camaradas ofrendando en ello, su propia vida.
El trágico saldo del atentado fue de 6 gendarmes muertos y 60 heridos 9 de ellos, de gravedad. Demostraron que eran criollos valientes, herederos de Güemes, que ofrecieron todo en cumplimiento del deber y del sagrado juramento hecho a la Bandera azul y blanca, de defenderla hasta perder la vida. ¡Argentinos! No los olvidemos y rindámosles nuestro homenaje.

Juan Antonio Luna
Marcelo Godoy
Evaristo Gómez
Pedro Yáñez
Juan Riveros
Raúl Cuello
¡PRESENTE! 

“Lo demandó el honor y obedecieron,
lo requirió el deber y lo acataron;
con su sangre la empresa rubricaron
con su esfuerzo la Patria engrandecieron.

Fueron grandes y fuertes, porque fueron
fieles al juramento que empeñaron.
Por eso como valientes lucharon,
y como héroes murieron.

No quisieron servir a otra Bandera,
no quisieron andar otro camino,
no supieron vivir de otra manera.”


Fuente: Sr. Fausto González. Informador Público 2013.



http://www.fotolog.com/ejercitonacional