domingo, 20 de julio de 2014

DÍA DEL AMIGO

AMISTAD. CAMARADERÍA. COMPAÑERISMO. FIDELIDAD. LEALTAD. HERMANDAD.
"Mi amigo no ha regresado del Campo de Batalla, Señor. Solicito permiso para ir a buscarlo" dijo un soldado a su Teniente. "Permiso denegado", replicó el oficial, "No quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto". El soldado, no haciendo caso a la prohibición, salió y una hora mas tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo. El oficial estaba furioso : "¡Ya le dije yo que había muerto!. Dígame: ¿Merecía la pena ir allá para traer un cadáver?" El soldado, moribundo, respondió: "¡Claro que si, mi Teniente!. Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: ¡Estaba seguro que vendrías!"
"UN AMIGO ES AQUEL QUE LLEGA CUANDO TODO EL MUNDO SE HA IDO"
Al relato que compartimos siempre, le agregamos este que es de nuestra Patria.
El comandante Lorenzo Alvarez, acompañado de varios oficiales y de un piquete de soldados de infantería, trataba de unirse a Mariano Acha, al Bayardo del 2° Ejercito Libertador, que se batía desesperadamente con Benavidez en el lugar llamado «El altillo de la Chacarilla».
Próximo a conseguir su objeto vióse detenido por una considerable masa de jinetes que, saliéndole al paso, le obligó a retirarse desordenadamente, sufriendo perdidas de consideración.
Una de las descargas de la gente de Benavidez hirió mortalmente al Teniente don Leandro Martinez: éste, que en medio de su agonía no olvidaba cuan temible era la ferocidad de las masas de la Federación, se dirigió a su jefe, y con voz suplicante, le dijo:
—Remáteme, mi comandante, pero, por Dios, no me deje en poder del enemigo.
El comandante se detuvo, y exclamo:
—Lorenzo Álvarez no abandona a los valientes; les salva o muere con ellos.
Y haciendo honor a su palabra levanto al caído y, con él a cuestas, continuo la interrumpida marcha.
Pero su breve detención le fue fatal; alcanzado por los secuaces de Benavidez cayó a los pocos pasos, deshecho a balazos.
El noble soldado había cumplido su promesa: no pudo salvar a su herido compañero, pero murió con él.
¡FELIZ DÍA DEL AMIGO!

EJERCITO NACIONAL.