martes, 23 de diciembre de 2008

MATE EN UN ALTO DE MARCHA


Las marchas a pie o a caballo eran agotadoras tanto para el personal como para el ganado. Las condiciones atmosféricas adversas actuaban como efectos multiplicadores y hacían indispensable realizar altos de marcha periódicos. En ellos, se aprovechaba para echar pie a tierra, tras la clásica orden heredada de las costumbres del hombre de campo: "Acaricien y desmonten". Era el momento en que el ganado y personal aflojaban las tensiones y los músculos y se aprovechaba para hacer las rondas de mate.

Fuente: Soldados 1848-1927 de Editorial Soldados.

Fotografía tomada por la revista Caras y Caretas en 1927.

http://www.fotolog.com/ejercitonacional