lunes, 13 de diciembre de 2010

ANIVERSARIO DE LA MUERTE DEL GENERAL MANUEL DE ESCALADA


El 13 de diciembre de 1871 fallece en Buenos Aires el General Manuel de Escalada. Ingresó al ejército como Alférez de la 1ª. Compañía del 1er. Escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo, en septiembre de 1812. Participó en el combate de San Lorenzo, del 3 de febrero de 1813. Integró el Ejército del Norte, asistiendo a los combates de Puesto del Marqués, Venta y Media y Sipe-Sipe. Como parte del Ejército de los Andes combatió en Chacabuco, siendo parte de las cargas de caballería que definieron la victoria sobre el ejército español. Después de la batalla fue el encargado de llevar a Buenos Aires el Parte que el General de San Martín dirigió al Director Supremo de las Provincias Unidas, diciendo: "En 24 días hemos cruzado las más altas cordilleras del globo y hemos batido al enemigo". Había nacido en Buenos Aires el 17 de junio de 1795.


“Organizado el Ejercito de los Andes, traspuso la cordillera y desembocando en las faldas y llanuras, tuvo la gloria de intervenir en la victoria de Chacabuco. Terminada la batalla, le cupo el honor de llevar a Buenos Aires el parte con la noticia del triunfo. La orden fue cumplida en un tiempo comparable al del famoso episodio histórico de la noticia de la victoria de Maratón. Partió de la Cuesta de Chacabuco la misma noche del 12 de febrero de 1813 y era el 14 de febrero a las tres de la tarde, que a gran galope, lleno de polvo, radiante de entusiasmo y desplegando una bandera prisionera española, apareció exclamando “¡Victoria!” en la plaza de Mendoza, el Sargento Mayor Escalada portador de la noticia del inmortal triunfo de Chacabuco.
Había franqueado en menos de 48 horas, la distancia de 90 leguas que hay desde la cumbre hasta Mendoza. El viaje restante hasta Buenos Aires lo realizó con la misma celeridad, y llegó a la capital a las tres de la tarde del 26 de febrero: había recorrido 310 leguas, 2329 kilómetros desde el lugar de la batalla en 11 días. “Al recibirse la noticia de la victoria, fue un día de locura para el pueblo”, escribía Pueyrredón a San Martín. Esta ruda prueba fue mas que suficiente para probar el temple del bravo y joven oficial de Granaderos, quien regresó a Chile en cuanto terminó su cometido después del indispensable descanso por tan dura fatiga. Manuel de Escalada, arquetipo de lealtad y subordinación, ejemplo de entusiasmo y convicción, fue el transmisor de las felices y vitales informaciones del Ejército Libertador. Hoy es recordado por la moderna Arma de Comunicaciones como uno de sus arquetipos y como ejemplo de imitación.”
Fuente: Ejército y los albores de la Patria de la fundación Puerto de Palos. Bs. As. 2005.-