jueves, 9 de febrero de 2012

ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DEL GENERAL JUAN JOSE VIAMONTE



El 9 de febrero de 1774, nació en Buenos Aires el general don Juan José Viamonte. A la edad de 12 años abrazó la carrera de las armas. Tras realizar estudios de matemática, fue promovido a oficial de artillería. Durante las invasiones inglesas de 1806 y 1807, ofició como ayudante al lado de don Santiago de Liniers. Prestó su más decidido apoyo a la causa de la revolución de mayo de 1810, siendo parte de la expedición de auxilio al Alto Perú como jefe del Regimiento de Infantería 6, interviniendo en las acciones de Suipacha y Yuraicoragua y en la retirada tras la derrota de Desaguadero. En 1814 fue nombrado gobernador intendente de Entre Ríos, y ascendió al año siguiente al grado de general. Fue gobernador interino de Buenos Aires, cumplió en tres oportunidades con la responsabilidad de conducir los destinos de la provincia recibiendo por su administración la aprobación general de la opinión pública. En disidencia con el partido federal, renunció a su cargo y emigró a Montevideo donde falleció en 1843.
Era hijo de Jaime José Viamonte, fundador del fuerte de India Muerta y de la porteña Bárbara Xaviera González Cabezas. Inició la carrera militar a los doce años, siguiendo la carrera de su padre.
Luchó durante la primera Invasion Inglesa con el grado de teniente, y luego de su participación en la Segunda Invasión, destacándose en la defensa del Colegio San Carlos, fue ascendido a Capitán.
Participó del cabildo abierto del 22 de mayo, y luego de la Revolución de Mayo revolución se incorporó al Ejercito del Norte, participando en la batalla de Huaqui. Después de esa última batalla fue acusado de no involucrar a los 1.500 efectivos a su mando en el combate, ordenando hacer ejercicios militares a escasa distancia del campo de batalla. Esta acusación lo hizo pasar los años siguientes respondiendo en un largo juicio por la derrota, siendo absuelto y restituido en sus altos cargos en el ejército.
En noviembre de 1814, cuando ya se había iniciado la guerra contra José Artigas, fue nombrado Gobernador de Entre Rios. No pudo prestar ayuda alguna al Coronel Manuel Dorrego cuando éste fue derrotado en la batalla de Guayabos.
Al año siguiente participó en la revolución contra el Director Supremo Carlos Maria de Alvear, y poco después fue enviado a Santa Fe a controlar el avance del federalismo. Al día siguiente de su llegada murió el Gobernador Francisco Candioti, lo que le dio la oportunidad de hacer que la provincia volviera a depender de la de Buenos Aires. Pero al año siguiente fue expulsado por una sublevación encabezada por el Coronel Mariano Vera y el caudillo Etanislao López, que lo enviaron preso al campamento de Artigas.
En mayo de 1818 fue diputado al Congreso Nacional, pero al año siguiente fue nombrado General en jefe del ejército expedicionario de Santa Fe, en reemplazo de Juan Ramón Balcarce.
Pero Estanislao López inmovilizó al ejército dirigido desde Córdoba por Juan Bautista Bustos y encerró a Viamonte en Rosario, obligándolo a firmar el armisticio de Santo Tomé.Se exilió en Montevideo después de la Batalla de Cepeda, pero regresó a fin de año y en 1821 fue nombrado Gobernador sustituto de la Provincia de Buenos Aires por ausencia de Martín Rodriguez.
Fue diputado al Congreso General de 1824 y apoyó la constitución unitaria de 1826. Pero más tarde se unió al partido federal de Dorrego. Fue gobernador interino en 1829. En ese cargo no hizo casi nada más que asegurar el ascenso al poder de Rosas.
En 1833, cuando el Gobernador Balcarce fue derrocado por la llamada Revolución de los Restauradores, volvió a ser gobernador. Acusado (como su antecesor) de pertenecer al partido de los "lomos negros", enfrentado al de "federales netos" (es decir, partidarios de Rosas), la influencia del mismo Rosas lo obligó a renunciar en junio de 1834. Su renuncia no fue aceptada porque nadie quería hacerse cargo del gobierno. Finalmente, en octubre, el presidente de la Legislatura, Manuel Vicente Maza, fue obligado a reemplazarlo.
Se exilió en Montevideo en 1839, y falleció allí en 1843. Sus restos mortales descansan en el Cementerio de la Recoleta de la Ciudad de Buenos Aires.
Aunque todos sus hijos varones murieron sin descendencia, sus cinco hijas casaron con importantes figuras. Martiniana, casó con el próspero comerciante Marcelino Carranza, Bernabela con el también rico comerciante Francisco Genaro Molina, Albana casó con su primo Manuel Illa y Viamonte. Carmen, casó con Julio Sánchez, de quienes surgieron los Sánchez Viamonte y finalmente, Isabel casó con Sandalio Mansilla.