martes, 10 de abril de 2012

ZAPLA: EL HIERRO ARGENTINO



Hace 69 años, un 23 de enero de 1943, se daba forma al establecimiento Altos Hornos Zapla y una planta experimental en Palpalá, provincia de Jujuy.
En aquella mañana de 1939, el baqueano Wenceslao Gallardo y el italiano Angel Canderle, vecinos de la ciudad de Jujuy, salieron a cazar en los bosques de Zapla, en el Departamento de Palpalá, a unos 13 kilómetros de la capital norteña. En el arroyo de Los Tomates comenzaron a trepara por una ladera. El peninsular, con conocimientos de mineralogía, mostró interés por el color rojizo del suelo. Se lo comentó a su compañero y decidieron juntar un montón de aquellas singulares piedras para que alguien descifrase su origen. Volvieron con las alforjas llenas. Un amigo en común, el coronel Manuel Sueiro, les sugirió que el Ejército sería el único interesado en esas “rocas”. Las enviaron a Buenos Aires. Sin quererlo y por un hecho fortuito, habían descubierto –según los expertos encabezados por el doctor Luciano Catalano-, una cuenca sedimentaria de hematita que aseguraba grandes reservas. En ese momento se calculaban en no menos de ¡50 millones de toneladas!El decisivo rol del general Manuel Savio a través de la Dirección General de Fabricaciones MilitaresUn año antes de tal descubrimiento, el general Manuel Savio había elevado al Poder Ejecutivo Nacional un proyecto para crear la Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM) y que se hizo realidad, el 9 de noviembre de 1941. Y al frente del organismo y con las pruebas en la mano, propuso la creación del Establecimiento Altos Hornos Zapla y de una planta experimental en Palpalá. El 23 de enero de 1943, el presidente de la Nación, Ramón Castillo, suscribió el decreto respectivo, como pilares de la nueva siderurgia argentina. La empresa sueca Svenska Entreprenad fue elegida para la construcción y supervisión del altor horno. El complejo constaba de cuatro plantas, los centros minas 9 de Octubre y Puesto Viejo y los centros Siderúrgico y Forestal.El 11 de octubre de 1945, durante el cuarto aniversario de la creación de FM y a punto de encender el alto horno para la primera fundición de arrabio en el país, Savio sostuvo que “esta tarde en un pequeño pueblito de Jujuy, empezará a correr un chorro de hierro argentino. Su fulgor resplandeciente ha de ser un fanal más que iluminará el ancho camino de la Patria hacia su provenir grandioso y le ha correspondido al Ejército Argentino otra vez más, participar efectivamente en el jalonamiento de nuestro progreso”. Poco tiempo después, entregaría el Plan Siderúrgico Nacional que se convertiría en la Ley Savio (Nº 12.987), sancionada en 1947. Con ella nació SOMISA (Sociedad Mixta Siderurgia Argentina) cuyos altos hornos fueron emplazados en Punta Argerich, en las cercanías de San Nicolás, en la provincia de Buenos Aires, bajo su dirección hasta su muerte, ocurrida el 31 de julio de 1958.
Fuente: Soldados Digital / Soldadosdigital.com

http://www.fotolog.com/ejercitonacional